El triunfo de la 4T se pudo evitar

El triunfo de la 4T se pudo evitar

febrero 1, 2020 5 Por admin

Se que todas las encuestas marcaban a Obrador como ganador en las vísperas de las elecciones de 2018. Pero el triunfo de la 4T se pudo evitar.

Si en 2012 me hubieran dicho que AMLO se iría del PRD, formaría un nuevo partido, el cual arrasaría en 2018, ni loco lo hubiera creído. Algo se tuvo que haber muy hecho mal para que hoy vivamos esta «Cuarta transformación» y fueron un cúmulo de errores que permitió tal resultado. A todos los panistas, priístas, perredistas y de cualquier partido, que lean este texto, les vuelvo a confirmar «El triunfo de la 4T se pudo evitar». Enseguida les desglosaré los errores y circunstancias que a mi juicio permitieron la llegada de Morena al poder.

Corría el año del 2006, los titulares de los periódicos decían «López Obrador arriba en las encuestas». El político tabasqueño, alcanzó su punto más alto de popularidad en ese año (exceptuando la que gozó durante la campaña de 2018) pero creo que todos coincidimos cuando digo que era su mejor momento. Era más joven, tenía mejor salud, su discurso no estaba tan quemado, su relación con la prensa no era mala, tenía el apoyo de algunos grupos de empresarios y sobre todo tenía el respaldo de la estructura izquierdista que en su momento a Cuauhtémoc Cárdenas le dio el triunfo, que a la postre fue ultrajado por Manuel Bartlett.

Pero incluso en su mejor momento, fue derrotado por quien a lo largo de años se ha convertido en su «kriptonita», hablo de Felipe Calderón Hinojosa.  Una elección muy controvertida, pero limpia, justo ahí empieza la enemistad de López y el INE. 

Casualidades y errores del sexenio de Felipe Calderón.

Sin hacer mucho ruido, Obrador continuaba recorriendo los lugares mas pobres y recónditos de México. Ahí, donde la gente no entiende de política ni economía, donde la gente en la desgracia de su ignorancia, se deja seducir por el discurso «populachero» y es feliz mientras el gobierno le brinde dádivas. López empezó a consolidar aún más su estructura política rumbo a las elecciones a las 2012. ¿Alguien se preocupó por eso? Absolutamente nadie.

El panismo vivía su segundo sexenio, se sentían en los cuernos de la luna, pero como dice el dicho «Lo difícil no es llegar al poder, lo difícil es mantenerse». Mientras tanto, el PRI estaba cómodamente preparando su candidato al 2012 y bombardeandonos de spots con una frase que decía «Nosotros si sabemos gobernar», en referencia a los muertos durante el mandado de Felipe.

Faltaban 6 años para las elecciones de 2018, no nos pasaba por la cabeza que López pudiera volver a competir y mucho menos ganar. Aquí se podía evitar el triunfo de la 4T, de manera muy tranquila, con años de anticipación.

EL hombre que puedo evitar la llegada de Peña.

Pero Acción Nacional también preparaba a su candidato. ¿Recuerdan a Juan Camilo Mouriño?, por si no lo recuerdan, fue secretario de gobierno durante el sexenio de Calderón. En noviembre de 2008, Mouriño muere en un accidente aéreo. Dicen los que saben, que Mouriño era el delfín de Felipe, rumbo a las elecciones presidenciales de 2012. Y tiene mucha lógica, un tipo joven, pero con experiencia, con talento, con porte, economista, preparado y muy hábil para la política.

Pero Juan Camilo tenía ese atributo extra, que a muchos políticos les falta y que fue esencial para el triunfo de Enrique Peña Nieto, Mouriño era atractivo físicamente. Créanme cuando les digo que la campaña de Enrique Peña Nieto se basó en su porte, su guapura y su noviazgo de telenovela. Tuve una maestra en la materia de marketing político, que trabajó de cerca con algunos de sus asesores,  y me confirmó que literalmente ponían a grupos de mujeres en pequeñas habitaciones, con cientos de fotos de Peña, y al final les hacían un cuestionario para ver en qué foto salía mas guapo, que les gustaba de el, que no les gustaba, como lo preferían ver vestido, etcétera.

¿Se imaginan que hubiera pasado si Mouriño no hubiese muerto? Yo estoy seguro que iba a ser el candidato de Felipe en 2012, y me atrevo a decir que de haber competido, Peña Nieto no hubiera llegado a la silla presidencial y por consecuencia probablemente la 4T no hubiera llegado al poder. Pero en fin, fueron casualidades del destino.

La crisis del gobierno y del panismo.

Al morir Mouriño, Felipe nunca tuvo un gallo claro y el panismo no se preocupó por seguir recorriendo el país, hacer estructura. es más se empezaron a llenar de «neopanistas», un grupo que venía de las distintas corrientes políticas del país.

Al sexenio de Felipe le tocó vivir una de las crisis económicas más grandes del mundo, y casi a la par una crisis de salud por el virus de la influenza AH1N1Pero ninguna crisis tan marcada como la de la criticada «Guerra» contra el narcotráfico, talón de aquiles de los calderonistas. En mi opinión, quizás otra estrategia hubiera dejado menos muertos, pero tampoco lo culpo, cayeron grandes capos y bandas criminales.

Pero ante la opinión pública, el sexenio de Felipe estaba quedando como genocida. La oposición y medios de comunicación nos recordaban todos los días que el número de víctimas a causa de la «guerra» contra el narcotráfico, iba en aumento.

En vísperas de 2012, no se sabía quien sería el candidato del PAN a la presidencia, ahí empezaron las divisiones. Por un lado Calderón y su grupo, querían a Ernesto Cordero como candidato, mientras que otros pesos pesados del PAN, querían a Josefina Vázquez Mota.

En lo personal era mejor candidato Ernesto Cordero o incluso Santiago Creel, pero bueno, Josefina queda como candidata y el Calderonismo, le da la espalda. Segundo gran error ¿Saben cuál es el primero?. El primer gran error, fue que Calderón haya permitido que se impusiera un candidato que no era el suyo. Yo se que muchos que están leyendo esto me dirán que «fue la democracia interna» «No al dedazo» etc. Y si, estoy seguro que así fue, pero ¡por favor!, en las elecciones internas de los partidos, los pesos pesados amarran los tamales (como vulgarmente se dice) antes de un proceso interno. A Calderón le falto malicia, autoridad y un poco mas de ambición, le faltó aplicar la frase de Salinas «No se hagan bolas, el candidato es Colosio» (en este caso hubiese sido Cordero).

Elecciones 2012 y como el gobierno de Peña, impulsó el triunfo de la 4T.

Peña se lleva la victoria, un tipo carismático, atractivo, con experiencia y con una esposa de telenovela, literal. Y todos pensamos, Obrador ya no se levanta de esta.

Aquí es el principio del fin; los primeros 3 años de Peña fueron incluso agradables. Un país en crecimiento, fuentes de empleo, reforma de telecomunicaciones y buena comunicación social.

Pero la segunda mitad de su sexenio, fue de pesadilla. Crisis de seguridad, desaparecidos, una comunicación terrible, corrupción, etcétera. Pensamos que no podríamos estar peor (ya nos dimos cuenta con la 4T que si podemos estarlo).

A la par, el PRD sufría una fuerte crisis, su principal figura, empezaba a ganarse enemigos internos. Entonces sucede la famosa desbancada del PRD, es así como López, sus fieles y uno que otro colado, forman MORENA. Les juro que pensé que era un intento desesperado de AMLO, por seguir viviendo del erario público.

A Peña le toca vivir el auge de las redes sociales, todo le critican, las fake news están a la orden del día, lo exhiben, no se defiende, escándalos de corrupción, Duarte y el agua destilada, en fin.  Si algo le reconozco a López Obrador, es que es un excelente opositor y tiene un «timing» casi perfecto para hacer política.

Obrador y sus operadores seguían haciendo estructura por todos lados, ya era 2015 y nadie se preocupaba del viejito que decían que estaba loco. Recuerden que al final, el trabajo territorial es el que gane elecciones.

Para ese entonces Margarita Zavala encabezaba las encuestas a la presidencia de la República. En este punto todavía se podía evitar el triunfo de la 4T.  Todo apuntaba que sería ella la candidata, hasta que apareció el «chico prodigio» Ricardo Anaya. Si el PAN ya venía con divisiones desde el pleito Cordero-Mota, aquí termina de dividirse de manera fatal.

López seguía recorriendo el país, imagínense, para ese entonces llevaba casi 10 años en campaña. ¿Se imaginan la estructura que se puede hacer durante 10 años? Y más si eres financiado por las izquierdas de América Latina.

2017, parece inminente el triunfo de la 4T

Llega el 2017, Anaya y el Calderonismo traen de cabeza al PAN, las encuestas empiezan a marcar como favorito a López, EPN vive una crisis de aprobación jamas vista. López Obrador se adueña de las voluntades y esperanzas de la mayoría de los mexicanos. Ya quedaba poco por hacer.

Anaya se impone como candidato, Margarita demuestra que como política es bastante gris, Peña escoge a un hombre bueno y preparado, pero que no es político, ni se identifica con el partido.

Cuando quisieron reaccionar ya era demasiada tarde, la mesa estaba servida, López sería el próximo presidente de México.

López ganó y no solo el, fue carro completo, ganaron todo, se adueñaron del país ¿Se puedo evitar? Ya vimos que si.

El accidente de Mouriño, la mala comunicación y corrupción del gobierno de EPN, los conflictos internos del PAN, dormirse en los laureles, la poca ambición de Calderón. Pero el peor error, fue dar por muerto al enemigo.

No se dieron cuenta que había un demagogo, populista e incapaz, amenazando con adueñarse del país. Se dieron cuenta muy tarde, hoy pagamos las consecuencias. El triunfo de la 4T se pudo evitar.