Sin la cabeza…

Sin la cabeza…

enero 24, 2020 6 Por admin

Una cucaracha puede sobrevivir hasta días sin cabeza, un pollo puede dar algunos pasos después de ser degollado, la mayoría hemos visto en películas o incluso en nuestra vida cotidiana, que un reptil, puede seguir arrastrándose sin cabeza. Existen varias especies que pueden «sobrevivir» algunos segundos después de haber perdido la cabeza.

En el ámbito organizacional, los organismos más robustos están planificados para trabajar de manera autónoma, aún sin un líder. Definitivamente este es necesario para desarrollar ideologías, dar dirección y ver hacia adelante, pero una organización bien estructurada puede operar sin dificultad, sin una figura central.

Morena no sobrevivirá sin la cabeza

Antes de continuar, haré una aclaración necesaria, no estoy haciendo una apología de la muerte del presidente, ni un retrato sobre su salud. Solo muestro un análisis de la estructura actual del partido oficial y presento una hipótesis sobre el estado posterior a la pérdida de su líder.

Morena se romperá ante la presión, falta de rumbo y ambición.

Morena en algún momento fue conformado por reaccionarios, necesarios como golpeadores del régimen. Gente inconforme y explosiva, que encontraría cualquier falla en el sistema y lo aprovecharía hasta el cansancio; necios ambiciosos e inconformes que no han cambiado ahora que están en el poder.

La estructura del partido también fue clara desde el principio. Hay sólo una imagen a resaltar y una persona que debe brillar.

En todos los carteles y propagandas aparece López, en los discursos de los Morenistas en cualquier parte del país, siempre se trata de AMLO. De ahí que nazca la idea de la revocación de mandato y ponerla en la boleta, hacer presente su imagen en las votaciones. Como dijimos en nuestra anterior entrada «López y Morena saben que no les alcanza para el 2021».

Pocos son los que conocen sus planes, se rodea de ineptos ya que le sirven al ser controlados y apoyan la destrucción de la economía, que es deseable para sus programas clientelares y también obedecen ciegamente.

¿Qué pasará con sus más cercanos colaboradores?

Ellos esperan por diseño que todo llegue de la cabeza del grupo, así fueron educados políticamente en las épocas de las presidencias imperiales. Por algo López los cobijó, porque entienden una frase utilizada en la vieja política mexicana. Cuando al presidente preguntaba ¿Qué hora es?, le contestaban «La hora que usted diga señor presidente».

Morena ha tenido ya pleitos internos, porque aunque así lo quisieran, no son una masa homogénea de gente, no son la mente de la colmena que quisiera su líder. Sin embargo dependen demasiado de su injerencia, ya sea por incapacidad, por culto o por diseño.

Es el inconveniente del culto a la personalidad , el poner todos los huevos en una canasta y el problema de la autocracia. Nadie es imprescindible y nadie es eterno.

En resumen, la mayor parte de la gente de Morena, incluido López, no estaban listos para ganar. No saben que hacer y en el país de los tuertos, eligieron al ciego como rey. López disfruta del poder ilimitado que siempre soñó, pero mas allá de las reformas que permiten que su partido jamás salga del poder, no ha logrado hacer nada.

¿Por qué? Porque conocen el sistema, lo burlaron hasta llegar a la cima, saben lo que quieren del sistema político y como tergiversarlo. Pero no saben como gobernar, no saben lo que el país demanda, ni lo mismo que hicieron para llegar. Lo malo es que siguen sin entenderlo y cuando la cabeza caiga, el cuerpo se lanzará a matarse a sí mismo.

El problema es que pueden arrastrarnos con ellos.